Teatro en el aula: Kitchen sink realism.

Posted on

La “moda” teatral del kitchen sink realism (drama del fregadero) fue iniciada por John Osborne en 1956 con Look Back in Anger y supuso una revolución teatral para los jóvenes dramaturgos y actores de finales de los 50. Este nuevo estilo refleja los problemas existenciales en la vida diaria de personajes corrientes en un espacio muy concreto, una cocina (o apartamento pequeño). La idea no era hablar de cómo se comportan los personajes en la cocina sino de que forma afecta la estancia a sus decisiones; Es un camino a la pérdida de toda humanidad.

Este fenómeno se extendió como nuevo método de expresión para la clase trabajadora que se veía impotente frente a su lucha contra el clasismo, la política, el trabajo o la insatisfacción personal. El lenguaje poco adornado refleja esa ruptura con el teatro anterior. La mayoría de los personajes son jóvenes, inmersos en una sociedad que ya ha olvidado la guerra pero que se siente atrapada en el conservadurismo.

Otras obras importantes de este género serían Roots de Arnold Wesker, A taste of honey de Shelagh Delaney, The loneliness of the distance runner de Alan Silitoe o Up the Juntion de Nell Dunn. Como detalle mencionar al cineasta Ken Loach como valedor del estilo “kitchen” en sus películas.

  • Como tarea en el aula, se analizará los dos siguientes fragmentos y la reacción de los personajes frente la consecuencia de sus actos.
  • Posteriormente se dividirá la clase en grupos de debate para comparar ambas reacciones con las que ellos mismos experimentan cada día.

[…]
JIMMY: Vamos, adelante, dime lo que tienes que decir.
HELENA: Te lo digo. Voy abajo a hacer mis valijas. Si me doy prisa, podré alcanzar el tren que sale a las siete y cuarto para Londres. (Ambas lo miran, pero él no las mira a ellas y se apoya en la mesa.) Esto no es obra de Alison… compréndelo bien. Es una decisión enteramente mía. Además, ella ha estado tratando de convencerme de que no debía hacerlo. Es sólo que esta noche, bruscamente, he visto lo que siempre he sabido en mi fuero interno. Que uno no puede ser feliz cuando lo que uno está haciendo está mal o hace sufrir a alguien. Supongo que tampoco la cosa hubiera marchado de ser distinta la situación. Pero, de todas maneras Jimmy, te quiero de veras. Nunca querré a nadie como te he querido. (Se vuelve hacia el lado izquierdo.) Pero no puedo seguir. (Apasionada y sinceramente.) No puedo contribuir a todo este sufrimiento. ¡No puedo!
(Ella espera una reacción de él, pero él mira la mesa y asiente con la cabeza sin levantarla. Helena se controla de nuevo y hace un esfuerzo para recobrar su autoridad.) (A Alison.) Probablemente no te sentirás capaz de volver a emprender el viaje de regreso esta noche, pero podemos buscarte algo en un hotel antes de mi partida. Tenemos media hora. Voy a ocuparme de eso. […]

[…] (Ella está llorando silenciosamente. Él va hacia ella para enfrentarse con ella.)
ALISON: ¡Y es cierto que no importa! ¡Yo no tenía razón, no tenía razón! No quiero ser neutral, no quieroser una santa. Quiero ser un caso perdido. Quiero ser vana e impura.
(Todo lo que él puede hacer esmirarla, desvalido. La voz de ella adquiere un poco de fuerza y se alza.) ¿No entiendes? Se nos fue, senos fue… ese ser humano desamparado que he llevado en mi cuerpo. Yo creía que estaba tan seguro,tan a salvo, allí. Nada podía arrancármelo. Era mío. Yo era responsable de él. Pero se ha perdido. (Resbala junto a la pata de la mesa y cae al suelo.) Todo lo que yo deseaba era morir. Nunca supe quesería así. ¡No sabía que podía ser así! Estaba sufriendo y no podía pensar sino en ti y en lo que había perdido. (Casi sin poder hablar.) Pensé: si sólo… si sólo pudiera verme ahora, tan estúpida, tan fea y tan ridícula. ¡Esto es lo que él quería que yo sintiera! ¡En esto quería chapalear! ¡Estoy en el fuego, estoy ardiendo, y todo lo que deseo es morir! Le ha costado su hijo y todos los otros que yo hubiera podido tener. Pero ¡qué importa!… ¡Esto es lo que quería de mí! (Levanta la cara hacia él.) ¿No ves? Estoy por fin mordiendo el polvo. Me estoy arrastrando… ¡Ay! mi Dios. . .[…]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s