Aleixandre: Poeta que canta por todos.

Posted on Actualizado enn

La época: 1900-1939.

El siglo XIX acaba de terminar con la catástrofe de perder las últimas colonias españolas, un hecho de gran significación para los intelectuales españoles. Estos claman por una reforma general en la vida española. El sistema político nacido con la restauración borbónica comienza a fallar; La monarquía va cayendo en detrimento de las ideas republicanas.
En 1902 se inicia el reinado de Alfonso XIII, durante el que se producirá la primera guerra mundial (donde España se mostrara neutral) y la guerra de Marruecos, cuyos efectos unidos a la crisis económica de la posguerra originará el pronunciamiento de Primo de Rivera y la instauración de una dictadura (1923-30) con la aprobación del rey. A su termino se produce un breve periodo dirigido por el general Berenguer y, en 1931, después de unas elecciones municipales, se proclama la II República española y el rey se exilia a Roma.
La República intentó conseguir la transformación de la vida española y contó para ello con el apoyo de la mayoría de los intelectuales. Pero las dificultades superaron a los políticos republicanos y , en 1936, un levantamiento militar inició la guerra civil, que terminaría casi tres años después instaurando la dictadura del general Franco.

Vicente Aleixandre (1955)
Vicente Aleixandre (1955)

Su vida: 1898-1984.

Vicente Aleixandre nació en Sevilla en 1898, pero vivió en Málaga hasta 1909, fecha en la cual se trasladará a Madrid. Allí cursa las carreras de Derecho y de Intendente Mercantil, que terminará en 1919. Trabaja como profesor en la Escuela Central de Comercio y más tarde en los ferrocarriles Andaluces. En 1925 su carrera profesional se trunca debido a una gravísima enfermedad renal, que le obliga a cambiar a un estilo de vida más retirado.
En 1926 aparecen sus primeros poemas en la Revista de Occidente. Dos años después publica su primer libro, Ambito, en la colección “litoral” que dirigen en Málaga Emilio Prados y Manuel Altolaguirre. En 1933, tras una operación en la que se le extirpa un riñón, escribe La destrucción o el amor, obra por la que se le otorga el premio nacional de literatura.
Durante estos años comparte inquietudes y amistad con los otros escritores de su tiempo: Damaso Alonso, García Lorca…con ellos participa en los numerosos actos que sostienen la renovación poética.
La guerra civil, y con ella la muerte o el exilio, dispersa a la mayoría de los miembros del grupo. Aleixandre permanece en Madrid, agrava su situación por una nueva recaída en la enfermedad, tanto en la guerra como en la postguerra. Son años de doble exilio interior en los que se mantiene al margen de la cultura oficial a la vez que se convierte en maestro y guia de poetas.
Desde 1949 es miembro de la Real Academia Española. En todos estos años su obra se ha ido enriqueciendo y renovando con nuevas aportaciones. En 1977 recibe el Premio Nobel de literatura.
Muere a finales de 1984.

Su obra poética.

Su obra poética se podría dividir en tres partes:

Aleixandre parte de un hondo pesimismo. El hombre es para él la criatura más penosa del universo. El ideal sería volver a la tierra, fundirse con la naturaleza. Muestra un interés por la imágenes de tono surrealista. Los títulos más destacados son: La destrucción o el Amor (1932-33), la pasión amorosa es una fuerza destructora que se confunde con la muerte. Sombra del paraíso (1939-43), es la “visión del cosmos en su gloria, antes de la aparición del hombre y, con él, del dolor y la limitación”. Es decir: desde este destierro, visión de un edén libre del sufrimiento. El lenguaje poético es bellísimo.

Entre 1945-1953 compone Historia del Corazón, libro que supone una nueva mirada y una nueva concepción. En un giro profundo, el hombre es visto ahora positivamente. Sigue sufriendo, pero se destaca su quehacer valiente y doloroso. La solidaridad será el sentimiento clave. En poemas como “El poeta canta por todos” se siente unido a los demás. También el amor es una forma de unión. Su estilo ahora es más sencillo, sacrificando la simágenes , pero sin perder su característica.

A los setenta años con una nueva cima de su obra: Poemas de la Consumción (1968). El anciano poeta que ve la juventud como “la única vida”, canta con tono trágico y sereno la consumación de su existir. Su estílo es ahora más escueto, más denso y vuelve a los elementos ilógicos y surrealistas. Su última obra, Diálogos del Conocimiento (1974) muestra estos elementos con mayor dificultad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s