¿Es el cristianismo culpable de la caída del Imperio Romano?.

Posted on Actualizado enn

La caída de cualquier imperio no atiende a una serie de razones concretas sino a numerosas variables que se extienden en un periodo largo de tiempo y que no suceden en un solo lugar. El cristianismo contribuyó a la caída del Imperio Romano pero no tuvo el peso específico para desquebrajar todo un imperio de casi 500 años.

Aunque si podemos hablar de una erosión de las bases religiosas y por defecto, cívico-sociales del imperio debido a la extensión del cristianismo entre ciudadanos, esclavos y soldados. Esa adopción por parte de las bases sociales permite al cristianismo calar frente a las tradiciones de Dioses y Emperadores.

En los inicios del cristianismo encontramos mujeres predicadoras
En los inicios del cristianismo encontramos mujeres ¿predicadoras?

La debilidad de los Emperadores, las derrotas frente a los bárbaros y la aparición de esta nueva religión distinta al judaísmo, desgastará el culto al emperador. Era considerado como un ser superior que protegía a sus ciudadanos (Dios solar como Aureliano, 270-275). La pérdida del control de los ejércitos por parte de los emperadores y la crisis económica que llevó el ingente aumento de este (entre otros) provocaron la desconfianza en ellos. Los Emperadores se convertían en marionetas de paganos venidos del norte.

Pero no fueron los únicos que perdieron la confianza del pueblo, también los Dioses fueron apartados de la vida romana. Si los Dioses aseguraban la “pax romana”, pero esta no llegaba, ¿por qué debían seguir realizando ofrendas?. La inseguridad en las fronteras era cada vez mayor y las plegarias no surtían efecto, por lo que volvieron la espalada a la religión cívica en favor del cristianismo y de otras religiones venidas de oriente. Esta última tendencia favorecía al cristianismo, puesto que los Dioses autóctonos se mezclaron con los importados creando una amalgama de creencias y nuevos cultos que poco a poco fueron desapareciendo.

Las nuevas tendencias del pensamiento también ayudaron a la extensión del cristianismo. Plotino y el neoplatonismo abogaba por una nueva cosmovisión basada un universo dividido en tres: El Uno, el Nous y el Alma. El Uno podríamos interpretarlo cómo Dios; El Nous o inteligencia es deconocido, pero algunos autores los identifican con el espíritu; El alma posee naturaleza doble: Por un lado tira del Nous y por otro está asociado al mundo de los sentidos. Aunque de significado diferente, coinciden con ciertos símbolos del cristianismo.

El aumento de seguidores no iba ligado a su popularidad, provocando una reacción de rechazo y menosprecio por parte de importantes filósofos cómo Celso; Al que refuto Orígenes. Porfirio (232-303) en su carta “Ad Marcellam” alentaba a conocer a Dios, a vivir con él de forma que no se participe en el mundo de los sentidos para evitar el peor de los males: El pecado. Fue uno de los primeros que reclamó para la mujer un papel más relevante y activo.

diocleciano_m22

Fue Valeriano de Decio (250) y sobre todo Diocleciano (303) quienes impulsaron una persecución contra los cristianos. La debilitada imagen del Emperador intentó cambiarse ensalzando el culto a su figura y a su relación con los Dioses, para así obtener la ansiada paz romana. La negativa por parte de los cristianos de no participar en el culto al emperador, fue tomada como crimen de “lesa majestad” y considerada un acto que debía ser castigado con ejemplaridad. No es hasta el 313 que, con el edicto de Milán promulgado por Constantino I, acaban las persecuciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s