Errores que no se deben cometer para vender un loro (o cualquier otra cosa).

Posted on

Cuando nos encontramos en una situación de venta, son muchas las estrategias que podemos llevar, las técnicas de venta o los estilos de “engatusar”, pero si tenemos claro todos lo que no se debe hacer. Para ello adjunto un sketch famoso de los  Monty Python:

Las personas más importantes en cualquier relación de negocios son los clientes, porque sin los clientes, no hay negocio. Aprender a proporcionar un servicio de calidad al cliente es tan sólo cuestión de disciplina, honestidad, cortesía y respeto. Existen cuatro ideas básicas que debemos tener en cuenta:

  1. No esconderse del cliente.
  2. Ser cortés.
  3. El cliente tiene la razón.
  4. Debemos resolver el problema al cliente.

Sobre la primera idea, ¿te escondes del cliente?, ¿Hablas en serio? No podemos ocultarnos detrás del mostrador o para escondernos en otra habitación, esperando a que se aburra y se marche. Acaba de entrar la persona más importante de ese local y debes hacérselo saber. Cuando entra el cliente, debemos responder rápidamente y sin titubeos, que sepa que conocemos nuestro producto y que cubrirá sus necesidades. Esté abierto, accesible y sobre todo inicie un primer contacto visual para que sepa que le has visto y que tendrá que esperar muy poco en el caso de estar atendiendo a otra persona. Es muy sencillo: diga “hola” y sonría cuando el cliente entre por la puerta.

Ser cortés no es un extra de tu servicio, es tu obligación para mantener una buena y prolongada relación comercial con tu cliente. Encontraremos clientes groseros y maleducados, pero debemos respetar su opinión aunque no la compartamos. Si se excede, hacerle ver con educación que desde tu negocio no ha encontrado tal trato y que merecemos un respeto. Acuérdate de la popular frase “Haz a los demás lo que te hicieran a ti”.

El siguiente punto está relacionado con lo expresado anteriormente: por favor, no discutas con el cliente. No siempre tiene razón, pero hay que evitar discusiones, “guerras perdidas” que no conducen a nada. Explica tu punto de vista al cliente con claridad y muestra interés por el suyo. No tengas miedo a pedir disculpas. Las disculpas no cuestan nada, pero muestran un gran respeto hacia su persona.

Por último, tenemos que saber que estamos aquí para resolver los problemas del cliente. Nos convertimos en solucionadores de problemas. Nuestros clientes llegan con un problema y somos el vendedor ideal que va a resolverlo. Vamos a crear la impresión de recibir un beneficio extra por habernos elegido entre tantos competidores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s